Cómo el yoga hace bella a una mujer

El yoga es una poderosa práctica energética que nos permite mejorar y transformar el mundo que nos rodea.

Dentro de cada uno de nosotros se encuentra el poderoso poder femenino de Atenea y Lakshmi. A veces lo sentimos, pero todavía la conexión con esta fuente es bastante difícil de sentir hoy en día. Estamos constantemente preocupados, tomando decisiones, controlando situaciones…

En estas condiciones, sentirse atractivo y seguro de sí mismo es una verdadera hazaña. Pero en esos momentos en los que nos encontramos en la colchoneta uno a uno con nuestro verdadero yo, tenemos la oportunidad de lograr la misma hazaña. El yoga es mucho más que el «Perro hacia abajo» o el «Saludo al sol». El yoga es una poderosa práctica energética que nos permite mejorar y transformar el mundo que nos rodea. Al canalizar esta energía, puedes despertar tu verdadero yo, recordar que eres digno de amor y florecer sin importar la edad.

El yoga y la confianza.

La principal cualidad que hace que las personas sean atractivas a los ojos de los demás es la confianza en sí mismas. O más bien, ese delgado término medio entre la complacencia y la modestia. Esta cualidad demuestra que estás en sintonía contigo mismo y siempre da resultados. ¿Cómo refuerza el yoga la confianza en uno mismo? En primer lugar, te permite aceptarte y quererte por lo que eres. Todos tenemos defectos, siempre hay alguien más bello que nosotros, y es imposible complacer a todo el mundo, pero el yoga afirma que todo el mundo es bello por derecho de nacimiento, y con este punto de vista es más fácil lograr la confianza en uno mismo. Haz estas series de asanas para desarrollar esta cualidad. Sé consciente de tus puntos fuertes, comunícate con personas que te apoyen y respeten, evita las críticas excesivas y cree en lo mejor.

Yoga y belleza.

Cualquier mujer puede ser bella, eso es un hecho. No hace falta ser Miss Universo para llevar el orgulloso título de mujer guapa. Hay factores que transforman cualquier apariencia: el encanto, el aseo, la feminidad, la amabilidad, la armonía. Desarrollar estas cualidades le ayudará pranayamy, la meditación y asanas especiales – todas estas técnicas nos permiten aprender algo acerca de nosotros mismos, para experimentar un especial, necesario para nosotros, que se ilumina en los ojos espiritualizados y la luz atractiva. Cuídate y aprecia, ama y aprecia, busca la belleza como las plantas buscan el sol, haz buenas acciones, llénate de belleza y feminidad.

Yoga e individualidad.

Mediante la meditación y el trabajo corporal, la mente se limpia de patrones y estereotipos. Nos permite valorar nuestra individualidad y no obsesionarnos con los estándares de belleza convencionales impuestos por personas desconocidas. Puedes pasarte la vida persiguiendo el cuerpo perfecto o los bolsos de moda sin acercarte nunca a la imagen de una mujer real. Aprende a pensar con sobriedad y corta lo que se te impone. Cree su imagen ideal, diferente a cualquier otra. Practica la meditación y recuerda respirar profundamente para desarrollar este superpoder.

Yoga y misterio:

¿qué distingue a una mujer extraordinaria de una ordinaria? A menudo los hombres definen este ingrediente con la frase «hay algo en ella…» y luego se callan, incapaces de definirlo. De hecho, es inexplicable.

A veces una mujer parece tener todos los requisitos para deslumbrar al mundo entero, pero no es así, y a veces una mujer con una apariencia perfectamente ordinaria conquista los corazones para siempre. La belleza no se siente en el plano visual, sino en el sensorial. El yoga trabaja sólo en esta área, transformando el nivel de energía de una persona.

Esto es especialmente cierto para las mujeres. La practicante de yoga vuelve su atención hacia el interior de sí misma, ya no busca la aprobación o el reconocimiento: su mirada se vuelve reflexiva, sus movimientos tranquilos y sus pensamientos armoniosos. Tiene algo de misterioso, porque cuando uno es independiente de la opinión pública y tiene sus propios ideales y principios, actúa sobre los demás como un imán.

El yoga y la suerte.

Se puede creer en la suerte, se puede explicar en términos científicos, pero casi todos los que empiezan a practicar yoga con regularidad notan que empiezan a ocurrir milagros increíbles en su vida. La transformación de tu mundo interior se extiende a la transformación de tu mundo exterior – entonces empiezas a ver todo bajo una luz totalmente nueva, pero además, experimentas realmente cambios positivos, no vives sólo en ilusiones.

Una mujer que desea el bien del mundo y vive en armonía consigo misma suele tener una gran intuición, atrae la buena suerte para ella y sus seres queridos, quieres estar con ella porque está rodeada de una atmósfera de calidez y amor.

Continúa tu práctica, sé consciente de ti mismo y da amor, entonces sentirás todas las bendiciones del mundo sobre tus hombros de mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *