Continuar haciendo asanas

7. Postura de camello

Técnica:

  • Póngase de pie sobre las rodillas, colocándolas a la anchura de la pelvis, con las manos sueltas a lo largo de las caderas.
  • Al inhalar, estira la cabeza hacia arriba como si tiraras de los costados, inclínate hacia atrás y pon las palmas de las manos en los talones, o en los pies, o en la parte baja de la espalda (para los principiantes).
  • Al exhalar, arquea el pecho y echa la cabeza hacia atrás.
    Mantenga su cuerpo con la máxima tensión en los glúteos y las caderas, no desplace su apoyo a los brazos.
  • Mantén la asana durante 5-7 respiraciones, luego al exhalar suelta las manos y vuelve lentamente a la posición inicial.

Realice al menos 5 veces.

Acción: Abrir el pecho y aumentar el volumen pulmonar para inhalar más oxígeno, eliminando el encorvamiento y la rigidez de los hombros, reduciendo el estrés y normalizando el fondo hormonal.

Beneficio: Mejora significativa de las condiciones de la piel, incluida la piel propensa al acné.

Contraindicaciones: hipertensión, problemas de columna y cuello, hernias discales, protusiones, lesiones recientes.

8. Postura de arado

Técnica:

  • Túmbate de espaldas y estira los brazos por detrás de la cabeza.
  • Al exhalar, sube las rodillas hacia el pecho y pon los pies detrás de la cabeza.
  • Rueda las piernas hacia atrás, pero no lo hagas de forma brusca.
  • El peso debe recaer sobre los omóplatos, no sobre el cuello.
  • Sumerja los pies en las palmas de las manos o coloque las palmas de las manos en la parte baja de la espalda, apoyándola (para los principiantes). Intenta redondear la espalda, apuntando el coxis hacia el suelo.
  • Respira de manera uniforme, con calma. Relaje la parte inferior del abdomen.
  • Salga de la postura con cuidado. Dobla las piernas a la altura de las rodillas y bájalas suavemente hasta el suelo (sin dar un tirón).

Acción: estiramiento de la columna vertebral, especialmente en la región cervical, relajación de los hombros, apertura de la región torácica, flujo sanguíneo hacia la cabeza.

Efecto: mejora del cutis.

Contraindicaciones: hipertensión, lesiones y protrusión de la columna cervical, dolor de cuello, asma.

9. Relajación

Técnica:

  • Túmbate de espaldas, con los pies separados a la anchura de los hombros, cierra los ojos.
  • Coloca las manos a lo largo del cuerpo, gira las palmas hacia arriba, dobla ligeramente los dedos.
  • Haz 3 inhalaciones y exhalaciones, dejando ir tus pensamientos. Observe la respiración de tipo abdominal.
  • Relaje el cuerpo, los músculos, los tendones y los ligamentos tanto como sea posible. Observe cómo se relajan gradualmente las puntas de los dedos del pie izquierdo y derecho, los tobillos, las pantorrillas y los ligamentos de los isquiotibiales. Sigue mentalmente lo anterior hasta llegar a la cabeza. Es importante sentir que la cara, los músculos faciales, la lengua y el cuero cabelludo se relajan.
  • Respira libremente. Al dejar la posición, gire sobre su lado y póngase de pie.

Realice durante 5 minutos.

Acción: relajación profunda de calidad, normalización de la presión, mejora de los sistemas endocrino y respiratorio.

Efecto: alisar las arrugas, mejorar el cutis.

Contraindicaciones: ninguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *